martes, 19 de junio de 2012

Homeopatía para esguinces

esguince tobillo
Foto: Jer Lance


La torcedura más frecuente es la del tobillo, seguida de la rodilla. En las torceduras se pueden lesionar los ligamentos, los tendones e incluso los músculos que rodean la articulación, produciéndose desde un esguince hasta una ruptura completa de estas estructuras. Esto produce dolor, inflamación con hematoma y dificultad para mover la articulación.

Esguince es un estiramiento, desgarro, o rotura parcial o total de los distintos fascículos ligamentosos que mantienen en contacto dos superficies articulares, a causa de una separación violenta y momentánea de las misma superficies.


Según la gravedad del esguince los podemos dividir en:
  1. Esguince de grado I o leve: no hay herida o desgarro en las fibras ligamentosas. La zona queda dolorida por el estiramiento excesivo del ligamento afectado.
  2. Esguince de grado II: es el desgarro o rotura parcial de un ligamento. Generalmente solo afecta a un fascículo ligamentoso. En muchas ocasiones se nota un crujido junto con una sensación de dislocación de la articulación afectada. Al haberse producido una herida, puede aparecer rápidamente un hematoma, hinchazón, dolor e impotencia funcional. Más tarde aparece equimosis (morado por la extravasación de sangre en el interior de los tejidos). Puede afectar al punto de inserción ligamento-hueso (periostio) o únicamente al cuerpo del ligamento.
  3. Esguince de grado III: cuando se han roto completamente uno o varios fascículos ligamentosos. Los síntomas iniciales pueden ser parecidos a los del esguince de II grado. En la mayoría de los casos se requiere cirugía.
El esguince puede llevar asociadas otras lesiones:
-. Lesiones óseas: fisuras, fracturas, arrancamientos del periostio.
-. Lesiones en el tejido nervioso: trastornos de la sensibilidad, parestesias,...
-. Lesiones tendinosas.
-. Lesiones del cartílago articular.
-. Lesiones de las cápsulas sinoviales y/o articulares.

Lo idoneo para tratar un esguince es corregir la estructura osea con osteopatía, ajustes neurológicos, o cualquier técnica articular. Efectuar a continuación un tratamiento manual en el punto exacto de lesión, como puede ser un masaje transverso profundo (Cyriax), y despues completar con plantas, envolturas, arcillas, Sales de Schussler, oligeterapia,..., o lo que vamos a ver a continuación:

Remedios homeopáticos:
  • Árnica: es el primer remedio contra el dolor, inflamación, edemas, hematomas o equimosis. Por su tropismo capilar es un excelente preventivo de las hemorragias, atenúa el dolor y ayuda a la recuperación.
  • Rhus Toxicodendron: Sensación de que le raspan el hueso. Para la fase de recuperación. Agravación al inicio del movimiento, mejoría por el movimiento continuado.
  • Ruta Graveolens: Especialmente efectivo cuando el esguince se ha producido en los puntos de inserción de los ligamentos y tendones con el hueso, ya que implica directamente al periostio. Tiene un tropismo especial por la muñeca.
  • Bryonia: articulación muy hinchada sin hematoma. Mejora con presión ancha o descansando sobre la articulación. Empeora con el movimiento, mejora con el reposo.
  • Hypericum Perforatum: remedio útil en traumatismos y heridas a nivel del tejido nervioso. Si hay irradiación nerviosa.
  • Ledum Palustre: para equimosis rebeldes, difíciles de eliminar, manchas amoratadas, oscuras.
  • Calcarea Fluorica: predisposición a las torceduras o esguinces de repetición. Laxitud articular, por debilidad del tejido conjuntivo, trastorno constitucional.
  • Natrum Carbonicum: Tendencia a las torceduras y luxaciones en tobillos. Esguinces de repetición. Fragilidad crónica de los tobillos. Tendencia a tropezarse. Mejora con el movimiento. Los dolores tienen sensación de tirantez, de desgarro, y a veces de calambres. Es un friolero que empeora con el calor.
  • Strontium carbonicum: para los esguinces antiguos que se prolongan o que vuelven arepetirse. Hinchazón persistente después de un esguince de la articulación tibio tarsiana, sobre todo si hay dolor que empeora con el frío y mejora con el calor.
  • En esguinces de 3º grado, que requieren de intervención quirúrgica, nos podemos ayudar con Gelsemium para el nerviosismo, Phosphorus y Árnica para las hemorragias, Opium, China, Nux Vomica para contrarrestar los efectos de la anestesia. Algo básico para no complicarse sería Gelsemium, Árnica e Hypericum Perforatum, las tres a la 12 Ch.
  • Bellis Perennis: Ayudará a restaurar la belleza y la armonía cuando las secuelas producen cojera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada